Ultrasónicas: Oh Si Más Más!!!

Califica el artículo

En la tardía retromendación de hoy, Las Ultrasónicas con Oh sí, más ,más!!!

Intro

Cuando el milenio había decidido que era mejor no acabar con el mundo y pactó con el virus Y2K dejar en paz a la humanidad, al menos hasta el 2012, todos nos sentíamos más tranquilos. ¿Qué traerían de nuevo los 2 miles? Todo era prometedor, una ventana de posibilidades se abría. Los vehículos seguían sin volar y el viaje en el tiempo parecía tan improbable como ahora. La música estaba por cambiar totalmente de paradigma, las descargas digitales ilegales se convertían en un verdadero dolor de cabeza para los oligopolios de la industria musical.

El Encuentro Con Oh Sí, Más Más

No recuero como llegó a mis oídos una banda conformada solo por mujeres, ¡que cantaban en español, y eran de México!. Podría asegurar haberlas escuchado en el 98.5 de la F.M aún defeña, sí, Radioactivo. Había un programa, las Dos Horas de Brayan, ahí, WarPig y el Reverendo propinaban dosis de garaje, punk, surf, Rockabilly y toda esa música que algunos consideraban “rara” solamente por no concordar con las exigencias de las poderosísimas disqueras, la música independiente peleando desde siempre. Sí, seguramente por ellos llegué a las Ultrasónicas, a Que Grosero! a Vente en Mi Boca…

Para mí, se trató de un proyecto refrescante, distinto a la seudo rebeldía de algunas bandas norte americanas, un verdadero Rock sin falsas reinas vendidas como rebeldes. Las Ultras llegaron a romper madres, a demostrar que tenían el poder y los ovarios para hacerse de un nombre en el santoral del Rock Mexicano.

Conseguí con pocos problemas el Oh sí, más más. En aquellos años tenía un ritual místico: adquirir el disco en viernes, de preferencia con la noche cubriendo el cielo, comprar una coca y papas e ir a casa para realizar la apertura, romper el celofán e inhalar la tinta en el librito o la portada. Como tenía un discman y unos audífonos más o menos decentes podía recostarme en mi cama y dar play sin otra preocupación, quizá para poder cerrar el cuadro un cigarro habría quedado de lujo, pero en aquel momento “no tenía edad legal para fumar”.

En 9 tracks y menos de media hora Las Ultras dan una verdadera cátedra de garage, de rock, de música genial. Proponiéndoselo o no, lograron empoderar a buena parte de su público femenino, estoy seguro que las hicieron sentirse libres, seguras de sí mismas, y lo más importante, les dejaron las ganas de hacer algo por ellas mismas, dieron una importante lección, el milenio traería una nueva fuerza a las mujeres, la lucha apenas iniciaba e iniciaba bien con las ultras y muchas bandas más que ya recordaré en su momento.

Outro

Por desgracia, y parafraseo a eskorbuto, solo lo bueno vive poco, hoy en día no hay más ultrasónicas.

Conocí a algunos sujetos con una creencia absurda: “Las Ultrasónicas son una banda para viejas (eran los 2000, recuerden, había mucho en que trabajar), ve los títulos, wey.” Yo los miraba con un poco de lástima y me iba a casa a escucharlas y a cantar Qué Grosero!, sin problema alguno, sin sentir que era un ataque contra mi hombría o masculinidad, lo que eso sea que signifique.

La Cultura

Conócenos

La Cultura

Somos lacultura.net un sitio que busca informarte con lo más nuevo y relevante en el mundo de la música, cine, entretenimiento, deportes y mucho más