¿Dónde Jugarán Las Niñas? Molotov: Retromendación

¿Dónde Jugarán Las Niñas? Molotov: Retromendación
5 (100%) 1 vote[s]

 

Ha llegado otro jueves, okey, viernes en la madrugada de retromendación, esta ocasión le toca a Molotov con ¿Dónde Jugarán las Niñas?

El Yo Del Pasado

Corría el año del 98, el milenio aún se veía lejano, no recuerdo que se hablará de él. Una estación llamada Radioactivo en el 98.5 de la radio defeña inundaba con Rock mis oídos jóvenes; en MTV los videos eran, aún, el plato principal. Cursaba la primaria,  jugaba con muñecos G.I. Joe y plastilina. ¿Preocupaciones? Ninguna; ni los regaños de mi mamá o papá eran motivo de angustia pues a los once años no se piensa en si la travesura del momento tendrá consecuencias.

Recuerdo bien desear ser grande, inocente e ingenuo al fin. Según yo, un paso para lograrlo era tener un walkman para poder escuchar mi música en cualquier momento. Sin otro trabajo mas que bolear de vez en cuando los zapatos de mis tíos, tenía un poder adquisitivo limitado. No recuerdo la manera pero logré juntar dinero y compré el reproductor de casetes  portátil (made in china bootleg, por cierto).

Ya con el aparato (reproductor -de música-) en la mano, ¿qué escuchar? ¿los casetes de mi papá? Quizá, pero en ese entonces Madredeus no llamaba del todo mi atención, ¿José José? No, gracias, quizá en el futuro, Elthon John y Madonna serían buena opción, pero quería hacer mi propia colección, emancipar mis gustos.

El Descubrimiento

Recordé un video: Gimme tha Power, de la banda Molotov. Ese video hizo que mi cabeza volara, la letra censurada, un joven Roberto Sosa manejando confundido mientras bebía, aquellas personas caminando y agitando el puño contra un pinche gobierno que, de alguna manera, me jodía también. Había algo que no alcanzaba a comprender, ¿qué era? La rebeldía, sin duda. La canción se desprendía del álbum ¿Dónde Jugarán Las Niñas?

El domingo más próximo aproveché una visita al tianguis de confianza para hacer la compra. Busqué un puesto de cintas piratas, obviamente (que esperaban con esfuerzos compré el walkman) . Lo encontré con una portada de cuadros en una impresión de bajísima calidad, lo reconocí por el nombre de la banda y porque en el costado decía: ¿Dónde Jugarán Las Niñas?, no sabía que aquella era en realidad una cubierta para poder vender el disco original en tiendas de supuesto prestigio (ignoraba también que hacía menos de un año había sido lanzado).

Me sentía un poco criminal, se decía mucho de la banda que cantaba Puto y Chinga tu Madre; toda esa información falsa llegó de boca en boca, en aquel entonces no compraba revistas y el internet parecía algo tan lejano e inimaginable.

Emocionado y un poco nervioso llegué a casa, regresé la cinta y me oculté, fingía jugar con mis figuras de acción mientras escuchaba algo de inocente música. Por primera vez me sentí un outsider, un marginado, ahí con once años escuchando a escondidas Que no te haga bobo Jacobo, Matate Tete, la ya conocida Gimme Tha Power, Cerdo. Sentí un poco de culpa, lo admito, ¿estaba decepcionando a mi familia por escuchar esa música tan grosera? Definitivamente no, y si lo hacía, podían más las ganas de tener mi propio acervo musical, de presumir en la primaria mí adquisición, casete de Molotov. Me emocionaba también la idea de poder usar tanta grosería contra la pandilla.

Epílogo

¿Cambió mi vida? Definitivamente, aunque en ese momento no podía apreciar la calidad en la producción ni identificar bien los dos bajos, la letra y el ritmo bastaba para poder sentir algo nuevo, distinto. Un mundo maravilloso se abrió ante aquel morro de once años. Mi primer casete comprado y escuchado de principio a fin sin interrupciones un y otra vez. Una semilla de rebeldía sembrada por una banda que llegó a cambiar la escena musical mexicana, el Rock giraba en otra dirección, se abría nuevamente paso con la fuerza que nunca debió perder. El gobierno debía temblar, y aún debe hacerlo pues siempre habrá niños y niñas de once años escuchando Gimme Tha Power dispuestos a mentarles la madre y luchar. ¿Corrección política? No, gracias.

La Cultura

Conócenos

La Cultura

Somos lacultura.net un sitio que busca informarte con lo más nuevo y relevante en el mundo de la música, cine, entretenimiento, deportes y mucho más